20 ago. 2008

Batalla abierta contra la desertificación

España firmó junto con otros 70 países el Convenio de Naciones Unidas para la lucha contra la desertificación vigente desde 1996 que obligaba a diseñar planes nacionales para combatir la pérdida de suelo, la elevada erosión, sobreexplotación de acuíferos y otros fenómenos asociados a este proceso de desertificación. Once años después, en 2007, se presentó sin los deberes hechos en la Cumbre mundial sobre desertificación que acogió Madrid.

Ayer por fin se publicó en el BOE el Programa de Acción Nacional de Lucha contra la Desertificación (PAND) del Ministerio de Medio Ambiente, Rural y Marino (ver nota de prensa e informe completo en pdf) que se enfrenta a un problema muy serio en nuestro país, ya que el 18% del territorio corre un riesgo alto o muy alto de desertificación y otro 19%, un peligro medio. Es decir, un 37% del territorio español significativamente afectado, especialmente las cuatro Islas Canarias orientales (Tenerife, Gran Canaria, Lanzarote y Fuerteventura), Murcia, Alicante, Almería y el este de Castilla-La Mancha (Albacete y Ciudad Real).

En este Programa de Acción se proponen varias medidas correctoras: "Repoblación forestal con especies autóctonas" para "contribuir a la reconstrucción de una vegetación estable y madura con respecto a las condiciones del lugar" y "tratamientos silvícolas de las masas forestales protectoras existentes" para "mejorar el tamaño, la densidad y la cobertura del suelo que proporciona la vegetación, garantizando su estabilidad, calidad y diversidad". Se propone además la "gestión del matorral mediterráneo", la "ordenación del pastoreo", la protección de los "buenos suelos productivos" o los "suelos en cultivos de áreas de montaña mantenidos por razones sociales", y la construcción de "diques y otras obras de estabilización de cauces torrenciales".

Theo Oberhuber, de Ecologistas en Acción, destacó "el retraso en la aprobación pese a ser uno de los países más afectados por la desertificación". "El plan no aborda la pérdida de suelo fértil por la urbanización masiva. Se está infravalorando el impacto del urbanismo en la desertificación", dijo. Y concluyó: "Llega tarde y es insuficiente pero es mejor que nada, ya que sí aborda algunas prácticas agrarias que provocan desertificación".
Share/Bookmark

1 comentario:

Rubén Nieto dijo...

Creo que no es exagerado decir que la desertificación y la gestión del agua son los principales problemas ambientales que aquejan a la cuenca mediterránea, sin olvidarnos de otros como la reducción de biodiversidad, los residuos, etc.
Pero la secuencia de acontecimientos que lleva de la deforestación y ciertas prácticas agrícolas, a través de la erosión del suelo, a la desertificación, tienen la peculiaridad de que es difícil de visualizar para personas que vivan en una ciudad y no tengan una formación básica en ciencias ambientales, es decir, para gran parte de la población de la región mediterránea. Esto hace especialmente importante que dediquemos el mayor esfuerzo posible a dar a conocer este grave problema.

Related Posts with Thumbnails