27 feb. 2008

Banco de semillas en el Ártico

Son granos de trigo y semillas de otro centenar de cultivos frecuentes, pero pueden valer más que cualquier metal precioso. Y, por eso, la Bóveda del Fin del Mundo, como se ha denominado al modernísimo silo que las va a albergar, está protegido contra catástrofes naturales e incluso de la radiación de una hipotética guerra atómica.

El objetivo es convertirlo en un arca de Noé, un enorme almacén que contenga muestras de las plantas necesarias (unos 100 millones de muestras) para que el ser humano reinicie la conquista de la Tierra si se produjera un desastre ecológico, bien sea por causas naturales o bien por la acción del hombre.

Leer artículo completo y ver vídeo en elpais.com
Share/Bookmark

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails