20 sept. 2009

Jugando a ser dioses

pollosaurio de diseño¿Resucitamos especies, creamos especies nuevas, llevamos la evolución biológica hacia atrás? Son preguntas que surgen al ver determinadas experiencias que se están haciendo en el campo de la genómica y de la biotecnología. Una de ellas, del paleontólogo Jack Horner (supervisor científico de las películas de la serie Jurassic Park de Steven Spielberg), tratará de obtener el manual de instrucciones para construir un dinosaurio de unos seres que lo han guardado en su interior desde antes del Jurásico: los pollos.

Los dinosaurios y los pollos (y el resto de las aves) tienen un esqueleto muy parecido. Las pequeñas diferencias entre los dos tipos de animal sólo serían variaciones sobre un diseño anatómico básico. Eso significaría que los cambios no se deben a que su paquete de genes sea diferente, sino a que estos genes se expresan de manera distinta. El plan consistiría en comprender cómo esos genes dejaron de producir dientes, brazos o colas para "convencerles" con argumentos bioquímicos de que recuerden su comportamiento del pasado, dejen de producir tanto pollo y produzcan más dinosaurio: el pollosaurio.

La reacción de los científicos ante el anuncio de Horner es de escepticismo generalizado. "Pero no como algo negativo, es un trabajo atrevido en el buen sentido", matiza el paleontólogo Luis Alcalá, director de la Fundación Dinópolis de Teruel. "En principio, parece complicado que lo consigan. En España tenemos el ejemplo del bucardo, un animal extinguido hace muy poco tiempo [el último murió en 2000] que se ha intentado recuperar y no se ha conseguido [en 2003 se creó un clon que murió a los 10 minutos]", apunta. "Sin embargo, en la historia de la ciencia se ha visto muchas veces que algo que parece imposible en un momento no lo es 100 años después", remacha.

Las críticas de sus colegas no parecen amedrentar a Horner. "Los científicos que juegan según las reglas de otros no tienen muchas posibilidades de realizar descubrimientos", ha declarado. Y pese a la dimensión de los retos que tiene por delante, en How to build a dinosaur (Cómo construir un dinosaurio), el libro en el que el paleontólogo presentó al mundo su provocativo proyecto, ya soñaba con llevar a su criatura al programa de la influyente presentadora estadounidense Oprah Winfrey. "[El pollosaurio] sería muy útil para convencer a la gente de que de este tipo de experimentos podemos aprender mucho sobre biología, desarrollo y evolución", asegura.

Artículo completo en publico.es. Fuente de la imagen: prehistoria.foroactivo.net.

Share/Bookmark
Related Posts with Thumbnails