8 jul. 2008

Los países ricos siguen poniendo "paños calientes" al cambio climático y otros problemas globales

El grupo de negociadores del llamado G-8, que comprende a los siete países más industrializados y Rusia, ha llegado a un acuerdo para afrontar el cambio climático que recoge el compromiso de los países ricos para intentar reducir a la mitad las emisiones de CO2 a la atmósfera para 2050. La Unión Europea (UE) ha presionado a Estados Unidos para ir más allá en el compromiso alcanzado durante la Cumbre de Alemania del año pasado.

Ese objetivo sería ahora de obligado cumplimiento en paralelo a la puesta en marcha de medidas adicionales a corto plazo. En este caso, se fijan objetivos nacionales de recorte de emisiones pero sin poner una fecha concreta, aunque algunas fuentes apuntan que sería para 2020. Distintas ONG han presionado sin éxito para que los ricos señalasen fechas fijas en las medidas a corto plazo. El texto no se olvida de otros grandes emisores, que no forman parte de la mesa de negociación, como China e India. Los ricos piden "cooperación" a las economías emergentes y les instan a "considerar seriamente" el recorte de los gases contaminantes en los mismos niveles que el acordado por el grupo de los ocho.

Resumiendo, seguimos con una serie de vaguedades respecto de los objetivos a corto y medio plazo y no se entra prácticamente en el grave problema de las economías en desarrollo altamente contaminantes, como China e India.

Por otra parte, los líderes del G-8 han expresado hoy su "profunda preocupación" por el alza del precio de los alimentos, que podría afectar a la seguridad alimentaria, empujando a la hambruna a millones de personas. Por ello, ha pedido a los países que dispongan de reservas de alimentos a hacer "disponibles" parte de estos excedentes para los países que más lo necesitan. Eso sí, "de forma que no distorsione el comercio". Me reservo mi opinión para no decir barbaridades en público.

En cuanto al alza de los precios del petróleo, las potencias piden a los países productores que aumenten "rápidamente" la producción para frenar los precios, lo que, junto con los altos precios de alimentos y materias primas, suponen un "serio riesgo" para el crecimiento mundial. No obstante, son "optimistas" sobre la situación económica mundial. El G-8 expresa asimismo su compromiso de poner en marcha políticas de desarrollo de biocombustibles que no pongan en peligro el suministro alimenticio, fabricados a partir de "plantas no comestibles y biomasa que no se puede comer"¿?

Los asistentes a la Cumbre de Toyako han acordado también un plazo de cinco años para desbloquear 60.000 millones de dólares (38.170 millones de euros) para luchar contra las enfermedades infecciosas en África, especialmente el sida y la malaria. ¿Podemos creer que lo van a llevar a cabo por fin?

Leído en elpais.com
Share/Bookmark

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails