11 feb. 2010

Estamos acabando con las especies marinas

Un ejemplo significativo es el caso del llamado atún rojo (Thunnus thynnus). El auge del sushi y los oídos sordos de la mayoría de gobiernos a las recomendaciones científicas hacen agonizar a esta especie, que podría desaparecer a partir de 2012. La Eurocámara ya apuesta por convertir este pez en una especie protegida, mientras que acaba de estrenarse un documental del director Rupert Murray, quien con su "The End OF the Line" pretende atizar el debate.

El filme se basa en las investigaciones del periodista Charles Clover y varios medios lo han comparado ya con Una verdad incómoda, el documental de Al Gore sobre el cambio climático. Se presentó la semana pasada junto a un manifiesto por la prohibición del comercio internacional del atún rojo que cuenta con la firma, entre otros, del ex secretario general de la ONU, Kofi Annan, el actor Michael Douglas y la modelo Elle MacPherson.




El atún rojo es una especie migratoria que regresa a su lugar de nacimiento para procrear. Sus áreas de desove están situadas en el Golfo de México y el sur de las Islas Baleares, y es en estas zonas donde los ecologistas sitúan el problema.

La mayoría de atunes crecen en jaulas de engorde, algo que frena su ciclo reproductivo. "Más del 50% del atún capturado en 2009 pesaba menos de 30 kilos, y así no se reproduce", explica Celia Ojeda de Greenpeace. Por eso, si no se frena el ritmo de pesca "el atún rojo desaparecerá a partir de 2012 cuando los últimos ejemplares sexualmente adultos hayan sido capturados".

El pasado verano, un grupo del Instituto Español de Oceanografía consiguió huevos de atún rojo cautivo, abriendo así la posibilidad de la acuicultura. Para Ojeda, investigaciones así no aportan una solución suficientemente buena. "El atún rojo gusta por la capa de grasa que adquiere al recorrer grandes distancias", y para tenerla debe vivir en libertad.


Lee el artículo completo en ADN.es

Share/Bookmark
Related Posts with Thumbnails