25 abr. 2008

Décimo aniversario del desastre de Aznalcóllar

“La contaminación que sufren los ríos Agrio y Guadiamar, aparte de ser evidente, si no se clausuran las presas, corre el riesgo de provocar un desastre natural de incalculables consecuencias, ya que el Guadiamar es uno de los afluentes que atraviesa el Parque Nacional de Doñana”. La advertencia que el ingeniero de minas Aguilar Campos hizo a la administración pública en 1995 se cumplió tres años después. Nadie le hizo caso. La tragedia estaba escrita.

El 25 de abril de 1998, la balsa de la mina de Aznalcóllar se rompió y vomitó lo necesario para llenar 630 veces el volumen de la Giralda o 4.600 campos de fútbol. Hoy, diez años después, los ecologistas vuelven a lanzar otra advertencia: a sólo diez kilómetros, en Gerena, la mina de Las Cruces pondrá en riesgo un acuífero y comenzará a expulsar en pocos meses un vertido tóxico al Guadalquivir. Nadie les está haciendo caso. Y puede que la tragedia, en esta ocasión, también esté escrita. Conclusión: la lección no está aprendida.

Leer artículo completo en publico.es y la denuncia de Ecologistas en acción sobre la mina de Las Cruces.


Share/Bookmark

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails