11 sept. 2013

El monumental desperdicio

La Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) ha denunciado que 1.300 millones de toneladas de alimentos se desperdician anualmente, una práctica que tiene consecuencias negativas para el "clima, el agua, la tierra y la biodiversidad" (artículo original)

En total, explica el documento, "las consecuencias económicas directas del desperdicio de alimentos (sin contar pescado y marisco) alcanzan la cantidad de 750.000 millones de dólares". Entre sus principales conclusiones destaca que los alimentos que producimos pero luego no comemos consumen un volumen de agua equivalente al caudal anual del Volga y son responsables del vertido de 3.300 millones de toneladas de gases de efecto invernadero a la atmósfera del planeta.

La FAO también ha publicado un manual (pdf, en inglés, 9,96 MB) con recomendaciones sobre cómo puede reducirse la pérdida y el desperdicio de alimentos y en el que se denuncia "que los consumidores no logran planificar sus compras, compran en exceso, o reaccionan exageradamente a las fechas de caducidad y consumo preferente de los productos".

Asimismo denuncia que "las normas estéticas y de calidad llevan a los minoristas a rechazar grandes cantidades de alimentos perfectamente comestibles".

También indica cómo en los países en desarrollo se desperdician muchos alimentos tras la cosecha o en la fase inicial de la cadena de suministro, por "las limitaciones financieras y estructurales en técnicas de recolección y en infraestructura de transporte y almacenamiento, junto a condiciones climáticas que favorecen el deterioro de los alimentos".
Fuente y resto del artículo en publico.es



Share/Bookmark
Related Posts with Thumbnails